Peter

Pilar y yo fuimos a una fiesta. Allí estaba Juan, quien me hacía ojitos desde que nuestras miradas se cruzaron; era el más bajito, pero el más guapo de todos. Me invitó a bailar y, cuando terminó la pieza nos sentamos juntos.

Pilar, mientras tanto, trataba en vano de convencer a Ramón para que la saque a bailar. De pronto, ella vino hacia mí y me susurró al oído:

—Préstame tu lápiz labial.                                                 7753612-1

—Bien. Está en mi cartera. Esa, al lado de la tuya. —Le señalé.

—Gracias.

Comenzó a buscar y, sacando lo que ella creía que era, leyó la bolsa que lo contenía:

«¡Peter! ¡Qué nombre tan raro para ponerle a un pintalabios!».

Me di cuenta de lo que tenía entre manos, me abalancé hacia ella con desesperación y antes de llegar a rescatar a mi Peter resbalé causándole el mayor arañazo de su vida. Peter salió disparado de la bolsita que lo albergaba y todos se dieron cuenta de qué se trataba.

Ahora estamos en la clínica atendiéndonos de nuestras heridas: Pilar, de la mano y yo, de mis rodillas. Todo por Peter, mi dildo.

Anuncios

Una vena de lavanda

untitled

Repasé mentalmente la mañana del último veintiocho de junio cuando los rayos del sol nos llegaban tibios y la algarabía reinaba en el grupo. Multitud de pies avanzaban acompasados y nuestras manos enarbolaban estandartes multicolores. Íbamos dejando el aroma a lavanda por las calles llenas de historia del barrio de Greenwich Village. La gente, apostada en las veredas, curvaba sus labios y aplaudía.

Extendí una larga línea imaginaria que me llevó por claros y penumbras hasta llegar a la antigüedad, a ese tiempo en que todos éramos aceptados. Luego, divagué por siglos de silencio y ocultamiento porque los comprometidos con el evangelio nos llamaron pecadores y fuimos echados a la hoguera sin piedad. Culpados de enfermedades y pestes; más tarde, acusados de delincuentes y condenados a prisión, castrados o medicados con pastillas para ser “normales”. A pocos años de ahora, los científicos opinaron que éramos enfermos mentales y, con rezos, bendiciones y electrochoques fuimos confinados a instituciones psiquiátricas.

¿Hicimos daño a alguien, alguna vez?

Moví la cabeza negando al tiempo que escuchaba:

—Juan. ¿Aceptas como esposo a José Montes?

—Sí, acepto —respondí, con orgullo.

Me pellizqué la mano y exclamé:

—¡Esto no es una utopía!